Ya sabemos que para las personas en general los beneficios de viajar están reconocidos y son indiscutibles incluso para la salud. ¿Pero es también recomendable para los niños? ¿Cómo cambian con los viajes familiares? ¿Por qué viajar con niños es bueno para tus hijos?

Los especialistas en salud lo tienen claro y afirman que la aventura favorece a los pequeños. Viajar ofrece a los niños importantes beneficios para desarrollarse emocionalmente y desrrolla una interesante actitud hacia el mundo que les rodea y hacia las demás personas, además a través del viaje, gozan de buenos momentos en familia, desarrollan una tendencia más racional y adquieren nuevos e importantes valores y destrezas de tipo emocional y social ¿Te vienes de viaje con nosotros?

Al viajar con niños, obtendremos beneficios importantes, independientemente del lugar que visitemos. No es necesario irse muy lejos para que los niños puedan disfrutar de la experiencia de viajar y de todos los beneficios que se atribuyen a este tipo de experiencias. Visitar un lugar con una cultura diferente debe servir como espacio de aprendizaje y es clave para el desarrollo personal. Parece que los viajes para familias son una excelente opción de disfrutar del tiempo libre

Los conocimientos adquiridos van desde los más prácticos, como por ejemplos hacer una maleta y estar familiarizado con estas experiencias habituales del viajero hasta los más genéricos, como los aprendizajes vitales que se pueden extraer. Viajar desde una edad temprana conlleva educarse en el respeto a los demás, abrir la mente, ejercer la tolerancia, respetar la naturaleza, adquirir flexibilidad y paciencia, incentiva las ganas de conocer y alimenta la curiosidad innata. Los profesionales están de acuerdo, y añaden incluso nuevos beneficios a los descritos. Afirman que los niños verán nuevas realidades, conocerán personas diferentes, nuevas culturas, nuevos idiomas, nuevas maneras de hacer las cosas. Esta nueva visión optimizará el sentido aventurero de los pequeños, el de querer conocer y descubrir nuevos lugares y abrirá su curiosidad. Serán más considerados y tolerantes con los demás y con el medio ambiente. A los niños que por las razones que sean no viajan habitualmente les cuesta más adaptarse a los cambios y no cuentan con tantas herramientas para desafiar a los retos que ofrece la vida.

La capacidad de adaptación es un valor sumamente importante a tener en cuenta. Los diferentes escenarios que van apareciendo durante el viaje, ya sean reconfortantes o confusos, provocarán la mejora de la capacidad de adaptación, la flexibilidad y la paciencia. También permitirán experimentar la toma de decisiones para hallar soluciones a los obstáculos que van apareciendo en cualquier momento. Por otro lado, es sorprendente su facilidad para adaptarse y su flexibilidad mental de los niños y existe un contraste notable con los adultos, a los que les cuesta más y dependen de prejuicios e ideas preconcebidas al llegar a un nuevo destino.

De esta manera, no son los peques los únicos que ven fortalecidas sus habilidades cuando descubren la aventura, sino que toda la familia en conjunto sale beneficiada: Una de las necesidades más importantes para los niños es apreciar que pertenecen a un grupo, y viajar es una buena manera de reforzar las relaciones más firmes y significativas para su desarrollo emocional. Se crea un espacio ideal para el aprendizaje de valores, de respeto por las reglas, y para el desarrollo social afectivo y emocional con la familia. Ya durante la programación del viaje, es importante hacer a los niños partícipes de las experiencias que vivirán; esto les motivará, los habilitará para la toma de decisiones, fomentará la autodeterminación y los hará sentirse bien valorados.

No hay duda de que los niños lo pasarán muy bien, pero posiblemente los que más disfrutan son los padres: Viajar con los niños nos permite construir un relato familiar lleno de aventuras, anécdotas, descubrimientos y experiencias. Ser parte de esto nos llena de satisfacción, es un verdadero lujo poder acompañar a los niños en su camino hacia la madurez conociendo otras culturas y costumbres. Todo este tiempo lleno de experiencias es muy valioso. Además, en situaciones poco habituales vemos aflorar la personalidad de cada uno de nuestros hijos, lo que nos ayuda a conocer mejor su carácter y continuar formando grandes personas. Nos apasiona viajar con niños. Somos #Viajacontufamilia, creando recuerdos desde 2008